La conclusión a la que llega Inspección de Trabajo, tras las Sentencias de 27/03/2017 y 20/04/2017 del Tribunal Supremo en materia de control horario de los trabajadores es la siguiente:

  1. La instrucción 3/2016 de 21/03/2016 sigue vigente a excepción hecha del aspecto de la obligación empresarial de registrar la jornada diaria de trabajo, que a tenor de las sentencias indicadas, no existe.
  2. La doctrina no afecta a la obligación empresarial de respetar los límites legales y convencionales en materia de tiempo de trabajo y horas extraordinarias.
  3. La Inspección de trabajo, puede y debe realizar actuaciones de comprobación para detección de infracciones, si bien, no será posible recoger como infracción la falta de registro de la jornada diaria de trabajo, la Inspección podrá determinar las infracciones sancionables de los hechos que contravengan las normas sobre tiempo de trabajo y horas extraordinarias sobre la base de comprobaciones inspectoras.
  4. Las normas sobre registro de la jornada en trabajadores a tiempo parcial, trabajadores móviles en el transporte por carretera, de la marina mercante o ferroviarios no quedan afectados por la doctrina del Tribunal Supremo, y la Inspección debe seguir exigiendo a las empresas la llevanza de los registros y proponiendo las sanciones por los incumplimientos.

 

Por tanto, aun no siendo obligatorio el registro de la jornada de trabajo para trabajadores a tiempo completo y determinados sectores, si lo es, comunicar a final de mes tanto la realización como la no realización de horas extraordinarias. Mediante la presente Instrucción, se comunica a los Inspectores la posibilidad de realizar “actuaciones necesarias” con el fin de verificar que no se exceden las jornadas máximas de trabajo.

 

Inspección de Trabajo, también reconoce como posible medio de prueba,  el registro horario para aquellas empresas donde esté implantado, tanto para el trabajador a la hora de efectuar reclamaciones por jornada, como para la empresa, para defender la inexistencia de horas extraordinarias.

 

En los siguientes enlaces, pueden descargarse las dos instrucciones de trabajo, la 3/2016 que inició la polémica del registro, como la 1/2017 con las conclusiones tras las sentencias del Tribunal Supremo:

 

Instrucción 1/2017

Instrucción 3/2016