Tras diversas consultas que se han realizado entre los distintos colectivos de asesorías – gestorías – abogados, acerca de la preocupación existente en los colectivos por la falta de información concreta, respecto al criterio de control de la jornada de los trabajadores, tanto a tiempo parcial, como a tiempo completo, la Inspección de Trabajo responde atendiendo los siguientes razonamientos para que deba realizarse un control exhaustivo de las jornadas de los trabajadores.

  1. El empresario debe vigilar y controlar el horario de sus trabajadores. Al llevar el registro de la jornada, permite comprobar que se realiza la jornada laboral pactada o establecida en el convenio colectivo
  2. Se han incrementado de forma considerable las denuncias de que reciben respecto de horas extraordinarias o de jornadas excesivas, por lo que, entienden que efectivamente se están dando situaciones irregulares, sobre todo en Hostelería y Comercio.
  3. Los inspectores actuantes, podrán comprobar el horario de trabajo, solicitando el registro de jornada, preguntando aleatoriamente a los trabajadores del centro que horario realizan, pudiendo ampliar también dicha inspección al control de horario. Si este no se estuviese efectuando, podrá sancionar dependiendo de las actuaciones y resultados que haya realizado.
  4. No se exige un sistema concreto para el control de la jornada, la Empresa puede adoptar el que mejor se adecúe a sus necesidades. Debe estar en el centro de trabajo para evitar la posibilidad de creación posterior, manipulación o alteración de los registros de jornada.

Se van a realizar inspecciones centradas en el control del tiempo de trabajo y de realización de horas extraordinarias de los trabajadores a TIEMPO COMPLETO. Los sectores con prioridad de las actuaciones inspectoras son: COMERCIO MAYOR Y MENOR, HOSTELERIA, y EMPRESAS DE ENTRE 4 Y 50 TRABAJADORES.

Los inspectores podrán realizar entrevistas a los empleados, y en su caso a los representantes de los trabajadores requiriendo la siguiente información:

  1. Actividad de la empresa.
  2. Horario de apertura del centro de trabajo y de prestación de servicios.
  3. Contratos de trabajo, puestos de trabajo existentes, cuadro de turnos, descansos y festivos trabajados.
  4. Acuerdos de distribución irregular de la jornada, en su caso, o en su defecto, decisiones empresariales al respecto.
  5. Realización de horas extraordinarias.
  6. Cuadrantes de horarios realizados por la empresa, si existen.
  7. Registro de jornada.

Cualquiera que sea el modelo de control de la jornada debe garantizar fiabilidad e invariabilidad de los datos.

  1. Si la llevanza del registro se produce por medios electrónicos o informáticos, el Inspector podrá requerir que se impriman los registros de un período determinado.
  2. Si el registro se produce por medios manuales, como la firma en soporte papel, el Inspector puede requerir copia, tomar apuntes, fotografías del mismo o incluso cautelarmente tomar el original.
  3. Los casos o situaciones especiales respecto de trabajadores que no estén en el centro de trabajo, como pueden ser, comerciales que realizan rutas, servicios técnicos, personal de limpieza y servicios, el sistema será el que la empresa determine. Este control puede realizarse por GPS, APP de trabajo, Sistemas de control de visitas o simplemente una hoja que el trabajador lleve donde indique las horas de salida para reunirse con el cliente, hora de llegada, estancia en el mismo, hora de salida, o poner en los lugares una hoja que tenga que cumplimentar el trabajador.

 

A colación de este control, respecto de cuando se inicia el computo de la jornada de los trabajadores que salen desde su domicilio, directamente a realizar sus servicios al cliente, sin tener que acudir al centro de trabajo; debe aplicarse la hora de salida y llegada al domicilio