Historia del Compliance

La legislación española siempre ha sido restrictiva con las responsabilidades derivadas de delitos cometidos por una empresa. Hasta hace muy poco, las leyes en España dejaban claro que solamente una persona física podía cometer un delito. Esto ha cambiado con la Ley Orgánica 1/2015, equiparando las leyes españolas a las europeas y convirtiendo a las empresas en “cómplices necesarios” de cualquier delito cometido en el ámbito laboral.

Esta ley, también recoge que la persona jurídica es responsable de cumplir la misma pena que la persona física que delinque y debe aportar el doble de la suma económica a la que es condenado.

 

¿Qué es un sistema de Compliance?

No es más que un manual de buenas prácticas legales en la empresa. Todo empresario debe demostrar que ha tenido interés en conocer cuáles de los 35 delitos tipificados en la LO 1/2015 son factibles de ser cometidos en su empresa y elabora un manual que hace llegar a todos sus trabajadores para que los conozcan y que la empresa NO acepta ni fomenta su comisión, obteniendo de esta forma el eximente que marca la ley para no acabar siendo preso por un delito cometido por un trabajador.

 

El texto legal también establece lo siguiente:

“Todo administrador tiene la responsabilidad PENAL de cualquier conducta delictiva que se produzca en el entorno laboral por cualquiera de los trabajadores de su empresa. Aplicándose al administrador el doble de la pena de la que sea condenado dicho trabajador”

 

Por lo que, aun no tratándose de una obligación, recomendamos poseer un sistema de Compliance, y mantenerlo actualizado periódicamente (2-3 años)

 

Desde SECONTA, S.L. quedamos a su disposición para cualquier consulta al respecto.